Los 10 animales más raros del mundo

viernes 29 de junio de 2012 - 11:06 a.m. 39612
Ads Relacionados

Algo que hace único a un lugar son entre muchas cosas su flora y fauna, y es que convivimos con estos seres vivos todos los dias, pero al haber tanta diversidad de repente te encuentras con animales tan raros o poco conocidos.

Los 10 animales más raros del mundo

1.- Murciélago Yoda (Nyctimene sp)

Esta especie de murciélago de las frutas fue descubierta hace muy poco, más precisamente en un grupo de expediciones científicas que se llevaron a cabo en algunas regiones remotas de Papúa Nueva Guinea en el año 2009. Por ello es que ni su nombre ni su especie en concreto han sido correctamente documentadas aún. A pesar de que por la peculiar forma de su nariz este murciélago pueda resultarnos una especie extraña, es en realidad tan llamativa como necesaria en su medio pues luego de alimentarse de las frutas dispersa las semillas en diferentes zonas de la selva.

2.- Oso Malayo (Helarctos Malayanus)


El oso malayo (Helarctos malayanus), también conocido como el oso del sol, tiene la particularidad de además de que como habrán notado, ser un verdadero lengua-larga, ser la especie de úrsidos (osos) más pequeña que existe. Habita los bosques de las zonas bajas del sur de Asia, desde China al este de India y aparece en numerosas leyendas locales, en las que se señala que la marca que esta criatura lleva en su pecho, la cual le da su nombre, representa el alba, el sol que se alza en la mañana.  Por su pequeño tamaño, en algunas partes de Asia también se lo llama el oso perro y aunque se trata de un mamífero carnívoro, su dieta incluye frutas como los plátanos y los cocos en grandes cantidades.

3.- Cangrejo Yeti (Kiwa Hirsuta)

El popularmente conocido como cangrejo yeti (Kiwa hirsuta) habita las oscuras y profundas aguas del Pacífico sur. Precisamente se encontró a esta especie a 2228 metros de profundidad, a varios kilómetros al sur de la Isla de Pascua. Se trata de un crustáceo decápodo que carece de ojos y de carácter omnívoro. Vive rodeando fuentes hidrotermales para sobrevivir. El verdadero propósito de esos grandes y llamativos filamentos en sus extremidades aún no se ha logrado determinar, aunque se supone que deben de ayudarle a capturar su alimento.

4.- Mono sin Nariz de Myanmar (Rhinopithecus Strykeri)

El mono de hocico chato (Rhinopithecus strykeri) más conocido como el mono sin nariz de Myanmar es una rara especie de mono colobino encontrado en el norte de Birmania, en Myanmar. Obviamente, lo que resulta especialmente peculiar en este mono es el hecho de que su nariz esté tan levantada que parece no existir. Como resultado, cuando llueve este mono estornuda una y otra vez. Aunque se trata de una especie nueva para la comunidad científica, muchos pobladores de las regiones en las que estas criaturas habitan sostienen que es muy común encontrarse con ellos, sobre todo cuando se acercan lluvias y tormentas, cuando según cuenta colocan su cabeza entre sus piernas para proteger su nariz.

5.- Pez Bruja (Myxini)

El mixino (Myxini) es una especie única de peces agnatos y se la suele catalogar como la especie más desagradable y repugnante del mar, algo con lo cual discrepo al compararlo con otras especies acuáticas como por ejemplo el asqueroso pez gota. Sin embargo y de acuerdo a la forma en la que los mixinos se alimentan, se le puede considerar como uno de los seres más horripilantes, salido de un cuento de Lovecraft. A pesar de no tener ojos con los que atrapar a sus presas, se adhieren a otros animales marinos que se le acercan para luego provocarles una herida con sumo cuidado y penetrar en su cuerpo.

6.- Pelicano Picozapato (Balaeniceps Rex)

Esta ave con forma de pelicano popularmente conocida como picozapato (Balaeniceps rex) es una de las más extrañas en su tipo y habita las zonas tropicales del este africano, en las tierras de Sudán y Zambia. Lo particular de estas aves es que, además de tener esa extraña forma de zapato en su pico, son una de las más altas del mundo y llegan a medir más de 1 metro de largo. Se caracterizan por ser muy solitarias y silenciosas. Se alimentan de peces, ranas, reptiles pequeños y diferentes mamíferos.

7.- Lagarto con Chorreras (Chlamydosaurus Kingii)


Todos recordamos esta extraña criatura tras su aparición en Jurassic Park. Es que justamente, el clamidosaurio de King (Chlamydosaurus kingii), mejor conocido como el lagarto con chorreras, es una especie de lagarto agámido que parece salido del período jurásico. El lagarto con chorreras se caracteriza por esa extraña capa de piel, cartílago y espinas alrededor de su cuello, la cual se alza cuando se siente amenazado. Habita en diferentes zonas de Australia y también al sur de Nueva Guinea, donde se alimenta de insectos y diferentes especies de pequeños invertebrados.

8.- Jerbo de Orejas Largas (Euchoreutes naso)


Los roedores conocidos como jerbos de orejas largas (Euchoreutes naso) habitan zonas desérticas de China y Mongolia, no llegan a medir más de 10 cm de largo. Tienen unas orejas enormes en relación al resto de su cuerpo y de hecho son el mamífero con las orejas más grandes, lo que amerita su lugar en esta lista. Se alimentan principalmente de pequeños insectos e invertebrados y además tienen una sorprendente capacidad para dar saltos de gran altura.

9.- Aye-aye (Daubentonia madagascariensis)

Aunque por supuesto no nos resulte una criatura sorprendente ya que desde que el extraño Aye-aye (Daubentonia madagascariensis) fue descubierto ha aparecido en numerosas publicaciones, necesariamente tenía que incluirlo en la lista.  Se trata de una especie de primate pariente del lémur que solo puede encontrarse en la repleta de diversidad isla de Madagascar. Se alimenta de larvas de insectos para lo cual utilizan sus tan peculiares manos. En las historias del folclore malgache se los ve como seres mágicos de un carácter siniestro.

10.- Gato Esfinge (Sphynx)

Esta especie de gato llama la atención de cualquiera debido a la ausencia de pelaje en su cuerpo. Sin embargo, la esfinge o gato esfinge (Sphynx) sí tiene vello. Se trata de una leve capa sumamente delgada y casi imperceptible tanto a la vista como al tacto. Esta característica es el resultado de una mutación a nivel genético y por ello podemos considerarla como una de las especies animales más raras del mundo. Contrariamente a lo que muchos creen, se trata de una mutación natural y los primeros aparecieron en la década de los 60 en Canadá. Hoy muchas personas gozan de su compañía como mascota.